jueves, 14 de noviembre de 2013

Un ninja en la corte del rey Arturo (Epílogo)



Epílogo



Nuevamente el ninja realizó el largo viaje por mar desde el Atlántico hasta el Índico, porque pese a los meses que luego se tradujeron en casi un año, le era preferible que la terrestre ruta de la seda llena de bandidos.

Al llegar a Japón, fue directamente al palacio Takatsu, sede imperial, en una ciudad que más adelante se llamaría Osaka. Por donde él pasaba, el personal le hacía reverencias como si se tratara de un guerrero que había logrado una epopeya. Por el pasillo se encontró con un muchacho con la típica vestimenta negra del ninja, que parecía estar terminando la adolescencia.

- Saito, ¿cómo te ha ido dirigiendo el cuerpo ninja en mi ausencia?

- Es mucho más trabajo de lo que pensé pero creo que lo hice bien, lo malo es que no tengo tiempo para contarte todos los detalles.

- ¿Pasó algo en mi ausencia?

- Sí, por eso el emperador te quiere ver y no es precisamente porque le trajiste la katana Ryu.

Saito y Fukushu, fueron hasta los aposentos del emperador, Taira No Tensai, quien estaba como de costumbre, de rodillas sobre su cómodo piso de madera, esta vez, rodeado de un escuadrón de samurais. Fukushu puso se arrodilló, puso frente en el suelo en señal de reverencia al mismo tiempo que con sus manos le extendía la Ryu en frente.

- Veo que has cumplido tu misión.

- Es un honor honorable emperador.

Acto seguido, el emperador entregó la espada a unos pajes que estaban cerca, encargándoles que lo llevaran al aposento indicado para ella.

- ¿Has matado al bárbaro?

- Aquí está la prueba.

Entonces, el monarca tomó la espada de Mordred, tocó el filo, observó su diseño céltico y hasta palpó las partes teñidas de sangre.

Como me gustaría felicitarte, excepto que hay un problema.

- Diga su majestad.

- Fujiwara No Daisuke, el daimyo rebelde (un daimyo es el equivalente a un señor feudal en Japón), ha jurado venganza contra los de mi clan, por eso piensa destronarme para ser emperador.

- Acabo de llegar.

- Eso lo sé, pero es hora de actuar.

- ¿Qué sugiere?

- Necesito que antes de la madrugada de mañana te introduzcas en su fortaleza para debilitar sus defensas y luego abrir sus puertas, para que mis jinetes puedan entrar.

- Mi señor, el palacio Fujiwara tiene fama de que nunca ha sido tomado, si me da unos días para organizar un comando ninja podría realizar esta misión.

- Te daría mi venia si el desquiciado de Fujiwara, no hubiera derrotado a mis ejércitos y conquistara todo el noreste del archipiélago, por eso no hay tiempo que perder, deberás ser tú sólo quien realice esto.

Fukushu nuevamente inclinó sus manos y frente en el suelo.

- Siempre es un honor servirle.

- A propósito, hay alguien que quiere verte, llegó casi al mismo tiempo que tú, ven, sígueme.

El sorprendido Fukushu siguió al emperador, por los pasillos del palacio, hasta llegar a la entrada de uno de los típicos cuartos de papel, en donde podía apreciar a Cinnia, quien estaba inclinada con sus rodillas en el suelo mientras se servía el té y comía sushi con palitos. Vestía un kimono rosa claro con crisantemos dibujados en toda la tela, lo que hacía un bello contraste con su pálida piel y sus cabellos color oro.

- ¿Ella que hace aquí?

- Vino de polisón en otro barco casi al mismo tiempo que tú, deja que ella te cuente el resto.

Ambos se saludaron con el típico saludo japonés. Mientras el emperador se retiraba flanqueado por varios samurais, justo antes de que Fukushu entrara al aposento donde estaba Cinnia una mano en su hombro lo contuvo. Cuando el ninja miró hacia atrás, se dio cuenta que era Hinoi, el jefe de los samurai del emperador.

- Recuerda que tienes una deuda pendiente conmigo ninja, hoy tenemos duelo, final de la tarde sobre el puente Suzuki antes de que se ponga el sol.

- Estaré allí.

Ambos se saludaron y luego de que el samurai se fue, Fukushu pensó para sus adentros.

Antes de que termine la tarde, tú estarás muerto luego de que le ponga veneno a tu taza de té.

Apenas entró Cinnia lo fue a recibir con los brazos abiertos, dándole vueltas en el aire mientras lo abrazaba, lo que Fukushu disfrutó ya que pudo oler su perfume de jazmín.

- Pensé que no te volvería a ver, ¿cómo llegaste aquí?

La chica le hace un guiño.

- Un ninja nunca revela sus secretos.

- ¿Te parece si caminamos juntos por los jardines imperiales?

- ¡¡¡Uyyyy, por supuesto!!!

Caminaron agarrados de la mano por los pasillos de los bellos jardines del palacio Takatsu, con sus frondosos árboles, sus caminos de piedra bien pulidos y su vegetación cuidadosamente podada.

- No me habías dicho que Japón era así de hermoso.

- No tuve el tiempo.

- Se nota que perdiste bastante.

- Hay algo que debo saber, ¿cómo lograste que la guardia del emperador no te arrestara por intrusa y te metiera en las mazmorras?

- Es que a lo poco de japonés que me enseñaste le pude dar un muy buen uso.

Fukushu la miró de reojo, con una mirada intimidante.

- Esta bien te diré la verdad: como sabía dónde te dirigías urdí un plan, apenas pude salir del barco logré dejar semi inconsciente a unos marineros, los escondí, luego les hice masticar esa mezcla que tú me enseñaste a hacer para decir la verdad; ellos me dieron la dirección del palacio Takatsu, al que llegué después de haber escalado bastantes muros y caminado otros tantos techos. Fue cuando traté de llegar de incógnita para verte que los guardias de palacio me atraparon, me iban a llevar a interrogatorio cuando de pronto nos encontramos con Kijutsu, el hechicero de palacio, quien finalmente intercedió por mí ante el emperador.

- Kijutsu es un buen hombre.

- Lo sé, por cierto Fukushu, ¿qué piensas hacer ahora?

- Podemos navegar en una barca en el lago Nozomi, mientras vemos a las grullas revolotear por sus alrededores.

- Uyyyyyy, que romántico, ¿y en la tarde?

- Debo prepararme para penetrar el castillo Fujiwara, en la madrugada, una misión de la que tal vez no regrese.

La joven le dio una mirada de reojo, levantando sus párpados muy hacia arriba en señal de perplejidad

FIN















8 comentarios:

  1. ¿Y allí te quedas? Eres muy malo porque nos dejas a todos con la intriga. al pobre ninja no le dan el menor respiro y encima nos quedamos esperando que es lo que va a pasar. ¡Eso es trampa! Muy buen relato pero quedamos a la espera de su continuación. No lo dudes..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el mundo me lo dice y quisiera que la hubiera; dame tiempo en pensarla. Hasta pronto.

      Eliminar
  2. Me hizo pensar en jugar los de Ninja Gaiden, tanto antiguos como los recientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí tambien. No quiero creer que tendre que hacer un videojuego de esta cosa. Hasta luego.

      Eliminar
  3. Intriga, romance y aventura, todo en uno, me gustó Alberix, veremos que nos traes después :))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandy, no se qué paso con tu blog ni contigo; es como si te hubieran abducido. ¿Que qué más traigo? Ojalá no sea la continuación de esta historia, porque pareciera que me la piden a gritos hasta en mis sueños. Igualmente seguire trabajando en otros proyectos que no me hagan sentir encasillado. Ojala regreses a las redes; extraño tus cuentos de miedo.

      Hasta pronto.

      Eliminar
  4. ¿Esto es un continuará? Je, je, je. Magnífica historia. Pobre Fukushu, apenas llega y debe partir en otra misión... de la cual no va a regresar, sí claro, je, je, je.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte que yo no soy ni Fukushu ni James Bond; para ellos no existe el mañana. Yo, en cambio, me conformo con ser un escritor aficionado de redes sociales, porque buscar que una editorial seria me acepte y balancear mi tiempo en el trabajo con mi jefe es un verdadero... Creo que ya entiendes la idea, pero por lo menos nunca vivire - quiero creer que nunca - ese tipo de vida.

      Hasta pronto, viejo amigo.

      Eliminar