martes, 11 de agosto de 2015

Ficha técnica: Joe Lambada




Ficha técnica
Nombre de pila: Joe Lambada

Nombre verdadero: John Henry Tudor

Edad: Indeterminada, pero se cree que está entre los treinta y cincuenta años

Estatura: Entre seis pies tres pulgadas y seis pies siete

Peso: Más de cien kilos

Otros alias: El demonio de la alegre melodía, El hombre que asesinó al Papa, El loco que baila La Lambada, Mono blanco, Pirata de la jungla, El bastardo que ríe, Casanova anglo brasilero, Drácula selvático, El perro bailarín, El Tarzan asesino. 

Breve historia

Nació en Novo Belem, poblado en lo profundo del Amazonas, hijo de la joven arqueóloga y aventurera inglesa Mary Elizabeth Tudor y de Lucio Fernando, explorador, guía ocasional y aventurero, más conocido como “El diablo del Amazonas”

De niño, se crio entre los aborígenes del lugar, que le enseñaron a colgarse de las lianas y trepar los árboles con una agilidad casi sobrehumana y la tutela de su madre, de quien aprendió algo de ciencias exactas, arqueología y a seguir por el sendero del bien. Cabe recalcar que su madre era una tiradora y peleadora experta, pero nunca quiso ni pudo enseñar sus destrezas a su hijo. De su padre, Lucio Fernando, que casi siempre estaba ausente, recibió algunos regalos y hasta tomo algo de su vulgar sentido del humor. 

Poco a poco, las visitas de su padre se hicieron cada vez más distanciadas hasta que, un día, dejo de llegar a la aldea. Su madre, que, pese a todo lo que sabía de él, lo amaba con locura, se internó en la selva para buscarlo. Dejo al niño bajo el cuidado del jefe de la tribu. 

Pasaron los días y su madre no regresaba. Sin resignarse, el pequeño se internó en la densa selva, sobreviviendo a duras penas, sólo gracias a las destrezas que aprendió de sus amiguitos aborígenes.
Busco, busco y no encontró, hasta que, exhausto por el esfuerzo, cayo de lo alto de un árbol a un lodazal. Fue rescatado por los paramilitares de un próspero narcotraficante paraguayo, que lo adopto como su hijo.

Paso los años más felices de su vida en la hacienda del narco, donde se ganó el apodo de “Joe Lambada”, por su habilidad con aquel baile de moda. Todo terminó abruptamente cuando Silvio Martinelli, un ex socio del paraguayo, invadió su hacienda, matando a todo/as menos a Joe, quien se salvó de pura suerte.

Fue vendido como prostituto a Europa oriental, en donde termino destacándose como guerrillero en las dos guerras ruso-chechenas, peleando para  estos últimos. De aquí en adelante, es poco lo que se sabe de su vida, hasta llegar a los años de la “primavera árabe”, cuando fungió como uno de los mercenarios que lucho en el bando de Muammar Gadaffi, hasta su derrota final a manos de la alianza entre los rebeldes a su régimen y la coalición internacional EU/UE.

Misteriosamente, logró huir hasta Brazil, en donde se enrolo en el ejército brasileño, aprendiendo técnicas de lucha en la selva y supervivencia, además de participar en operaciones especiales en contra de la tala ilegal, el narcotráfico, el contrabando, etc... Fue su mejor soldado y tirador.
Años más tarde, tras retirarse con honores de las fuerzas armadas de Brazil, se dedicó a realizar pequeños crímenes en las favelas –asesinatos selectivos, masacres calculadas, venta de droga y hasta secuestros breves -, ganándose una buena reputación en el bajo mundo. Su asesinato más famoso fue el del Papa, a plena luz del día, con mucho público y frente a la bien armada “Guardia Suiza”. El viejo termino sucumbiendo ante los disparos con silenciador, en su propia piel, de manos de aquel maniático. Posteriormente, se evadió de la cárcel y continúo ofreciendo sus servicios al mejor postor, como mercenario y contrabandista.

La última vez que se supo de él fue en la llamada “Masacre de Matto Grosso”, una breve pero sangrienta escaramuza que involucro al ejército brasilero, a la policía y a un capo de la droga. Todo comenzó cuando Joe Lambada, que en ese momento estaba al servicio del capo, y un buen par de sus secuaces, realizaban un contrabando de armas de guerra a un grupo de propietarios de tierra, que las necesitaban para asesinar a una tribu aborigen que se oponía a la tala indiscriminada de sus bosques. Los propietarios de tierra resultaron ser,en realidad, unos policías corruptos que realizaban una operación encubierta y comenzó un sangriento tiroteo, cuyo único superviviente fue Joe. Sentenciado a muerte por el capo, que lo consideraba el culpable de la frustrada transacción y de la muerte de sus hombres y perseguido por las fuerzas del orden, al ser considerado el responsable de la muerte de los policías, Joe Lambada tuvo que huir por su vida, no sin antes dar una gran pelea. Esto dio origen a la, hasta ese momento, mayor epopeya personal, cimentando su leyenda. Supuestamente murió en la explosión de un depósito de municiones.

Características: Joe Lambada es un hombre solitario, que detesta la idea de formar su propia familia, tener amigos/as o un compromiso serio. La vida que le tocó llevar ha formado buena parte de su carácter.

Disfruta matando o torturando a sus víctimas, bailar la lambada, los amores de ocasión – sobre todo con mujeres de piel oscura -, el carnaval, embeberse con caipirnha, relajarse con uno que otro cigarrillo y, a veces, inyectarse algo de droga. Le da un frenesí cuando participar en una pelea, convirtiéndose en un peligroso oponente para cualquiera.

Como todos los de su calaña, es un pervertido sin remedio, excepto por una extraña particularidad: cada mujer que viola termina disfrutando el acto, lo que lo convierte a él en una especie de “gran amante”. No se le conoce ningún tipo de relación homosexual, aunque, hay rumores de que disfruto de matar de un infarto a un anciano, mientras le tenía puesto un vibrador en el ano, tras torturarlo sin piedad.

La única relación que se le conoce es su amistad con un niño afrodescendiente de nombre Pedro Paulho, que tiene notas sobresalientes en la escuela, además de ser un experto pirata informático; la razón principal por la que Joe lo usa de cómplice en muchos de sus crímenes.

No es amante del ahorro, de hecho, se le conoce por ser un gran despilfarrador y regala dinero, muy a menudo ajeno, a personas que aprecia mucho, sobre todo, algunas amantes de piel oscura que dirigen ONG. También es un compulsivo comprador de armas que, aunque él dice que son para defenderse de sus numerosos enemigos/as – que de verdad los tiene -, se afirma que, en realidad, está obsesionado con coleccionar más y más, siendo un verdadero fanático de ellas.

Habilidades: Es uno de los mejores trepadores de árboles del amazonas, quizá el mejor; experto en el arte marcial de la capoeira, sambo, karate y la lucha cuerpo a cuerpo; tirador excepcional que no ha fallado ningún blanco y rápido al desenfundar un arma; el mejor bailarín de Lambada conocido – incluso, disfruta de escuchar esa música, mientras aniquila a sus adversarios en cada pelea-; acróbata y nadador de clase olímpica; experto en supervivencia en cualquier medio, principalmente zona selvática – se afirma que conoce la selva del Amazonas como la palma de su mano-. Sin llegar a ser un genio, tiene una inteligencia normal brillante, a la que sabe dar un mejor uso de lo normal que otras personas; es un hombre de sangre fría, que no vacila a la hora de lograr su cometido ni se compromete con nadie.

1 comentario:

  1. Fantástica y elaborada biografía de un personaje controvertido y singular. Muy completa información que yo, personalmente, desconocía. Me encantó leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar