viernes, 19 de septiembre de 2014

Pide un deseo


Acabo de abrir los ojos; mi sueño se terminó. Me esforcé mucho por volverme a levantar; no quería hacerlo.

            Me puse a ver mi cama improvisada: eran tal vez decenas de miles de euros de denominación alta, que ya no servían de nada; no quedaba casi nadie en el mundo a quien comprarle algo. Quien iba a pensar que unos gusanitos salidos de un reactor nuclear nos llevarían al borde de la extinción… Sé que si Lazlo estuviera aquí,  me diría que tal vez somos los últimos seres humanos en la tierra.

            De pronto, percibí un sonido procedente de la barricada – Lazlo y yo la habíamos construido en la entrada de este local, con todo lo que pudimos encontrar, además de un buen par de cañones bolter, para mantener a raya a los engendros -, y por un momento pensé lo peor. Para alivio mío escuche su voz: era Lazlo que regresaba de afuera. Venía sin camisa, con su pantalón semi andrajoso y descalzo. Tenía en sus manos un pequeño paquete: dentro de él había un pequeño dulce de copa que me lo extendía a mí, como si quisiera mostrarme un trofeo.

- ¡¿Arriesgaste tu vida para traerme un dulcecito?!          

- ¡¡Feliz cumpleaños!!

            Qué bonito detalle, ya los días me parecían tan iguales que olvide distinguir hasta esa fecha. Lo abofetee.

- ¡¡Imbécil!!,  ¿qué no te das cuenta del riesgo?

- Sí Konia, pero si este es el fin del mundo, al menos quiero disfrutar de éste último momento de mi vida contigo.

            De sus bolsillos sacó una velita y un encendedor.

- Este dulcecito lo saque de las ruinas del supermercado; aún no está vencido y no huele mal. Puedes pedir un deseo.

- Qué bueno que no tenemos hijos…

            Unos estruendos comenzaron a sentirse de la barricada, mucho más fuertes otras veces.
- Lazlo, creo que...

- Lo sé Konia, parece que ya se saben donde pusimos las minas; ahora sólo atacan allí. Pide un deseo mientras los detengo.

- Lazlo, quiero pelear a tu lado.

- Después: hoy es tu día, disfrútalo. Luego, ven junto a mí.

            Me quede pensando, mientras él trataba desesperadamente de detener a las criaturas.

- ¡¡Pide un deseo, maldita sea!!

            Segundos después, escuché un agudo sonido de dolor suyo y entonces me decidí: desearía reencontrármelo en la otra vida. Voy a soplar la vela.

Feliz cumple… Fin del mundo Konia.

Fin



5 comentarios:

  1. Un cumpleaños justo en una hecatombe jeje, es ingenioso y con un deseo ad-hoc. Muy bueno Alberix, suerte en el concurso, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba a comentar algo parecido, así que digo "idem". Besos a los dos

      Eliminar
  2. Excelente Alberix, como siempre tus historias lo ponen a uno a imaginarse mil cosas jajaja, Un momento especial dentro de aquella desesperación. Te Felicito y suerte! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Muy original, Alberix. Hay que disfrutar del placer de las cosas simples en los momentos difíciles.
    Muy buen tu cuento.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por sus comentarios, sin duda este blog no sería igual sin ustedes. Me tendrán que disculpar si no les contesto; casi siempre estoy ocupado. Un saludo.

    ResponderEliminar